domingo, 29 de julio de 2007

UN POEMA INEDITO DE WASHINGTON BENAVIDES



Revisando viejos papeles, me encontré con estas líneas del poeta Washington Benavides y un poema escrito poco antes de ir al homenaje que sus amigos y discípulos le hicimos al Tata.
Me comprenden las generales de la ley, pero como todos saben, soy un incondicional del maestro.
No soy el único.
Ahí va la carta y el poema.

´Querido Macu. se me hace cuesta arriba reflejar lo que valoro tu trabajo espléndido en
el video y en todos los afanes del espectáculo. La gente maravillosa,los cantores que lograron
crear un clima cordial y entrañable. Poco puedo agregar a la labor tuya del grande Víctor y
al Alcides. Para que conste en actas te agregaré a este emocionado reconocimiento a tu
capacidad y corazón de toro, le agrego un poema que escribí minutos antes de marchar
con Nené al Zitarrosa. abrazo grande como la cintura ecuatorial´
de Bocha y Nené

VIGILIA ANTES DE LA BATALLA.

Una vez más debo disculparme con el tratamiento
Que le doy a estos surcos, a estas líneas,
Aproximándolas a situaciones bélicas.
Acéptenlas como fantasías de un anciano
Que no participó en combate alguno y solamente ha sido
Espectador de batallas cinematográficas y relatos
De un padre que sí participó en las patriadas,
Y sí que supo lo que eran “las moras” zumbando
En sus oídos y de gritos y clarinadas destempladas
Y muertos-muertos y aires de “refalosa”.
Pero resulta que nada se le aproxima más
Que una vela de armas, a estas horas, minutos,segundos
Que me llevan a ese escenario donde se explayarán videos,
Correos electrónicos, audiovisuales y cantores
Que son como ramas de este tronco viejo. Medio
Siglo de poemas escritos en libros muy distintos
Por los índices de un jovencito o por los índices
De un hombre adulto o por los índices de un hombre viejo.
A la verdad que también podría vanagloriarme
(como Ginés de Pasamonte) cuando iba en la hilera de galeotes
y se jactó ante el Hidalgo y su escudero de que su historia
estaba escrita en sus pulgares. Porque después de todo
qué es un poeta sino un fingidor o un delincuente neto.
A no olvidarse que El Conde nos confesó que “el plagio
Es necesario” y que el casi ciego y vidente Jorge Luis
Adivinó que siempre habrá un manuscrito (aunque
Esté perdido) detrás de todo lo folklórico. Y que nosotros
Continuamos un palimpsesto más largo y extenuante
Que el Sahara. Y que nada de creer que estamos descubriendo
Un continente otras Indias, porque hubo procónsules y luego
Hombres originarios del África y luego los cornudos vikingos,
Antes que el genovés chingando fiero creyera haber llegado
A la Tierra de las Especias, a Las Indias..
Por eso,desconocido lector si me has seguido hasta aquí,
Comprende mi ansiedad. Ya es la hora me dicen.
Vamos camino de las candilejas. Ah, si fueran luces
De oriental zafiro...!

Washington Benavides.
13 de setiembre del 2004.

1 comentario:

Pedro dijo...

"Benavidez: dos generaciones" ya esta a la venta en Corazon al Sur, Puroverso, MVD Bookstore, libreria del museo Blanes y libreris de la Facu de Humanidades.