sábado, 31 de enero de 2009

Macunaíma y Walter Bordoni

Gracias al amigo Diego Rey, que a subido lo que filmó el 2 de diciembre de 2008, La bufanda del aviador tiene memoria. Aquí un tramo de la presentación del libro, en el que Walter Bordoni, Kafkarudo Titular, y un Kafkarudo suplente coinciden, con corazón partido, en la evocación de su amigo Eduardo Darnauchans.
¨Poema con espectro¨
Incluido en el CD ¨Los Kafkarudos Vol II¨sello Bizarro
y en el libro ¨La bufanda del aviador¨, Ediciones de la Banda Oriental
video

viernes, 30 de enero de 2009

DÍAS DE BLUES


El inolvidable hermano, Horacio Buscaglia, decía ¨qué sponsor la muerte¨, porque una vez que te vas todo el mundo se acuerda que exististe, que hiciste cosas, que muchas ellas eran copadas, y que resulta una pena que te hayas ido de gira sin retorno.
Así ha sido con muchos de los nuestros, el Darno, Mateo, el Príncipe Gustavo Pena, Marquitos Gabay Vigil, el Choncho Lazaroff y tantos broderitos.
Conocí a Gonzalo Farrugia sobre fines de 1971, pero nos hicimos realmente amigos al año siguiente cuando su banda se consolidó y editó su primer album, cuyo impacto sacó al rockanrroll de una cierta marginalidad,ya que el disco fue editado por un sello discográfico importante, en esa época, y tuvo una amplísima difusión en todos los medios.
Su representante, el poco recordado Alfonso López Domínguez, que antes había representado a Totem, logró que la banda tocara en los más diversos ámbitos y con total aceptación de los públicos más distintos. No recuerdo ahora lo que los economistas llaman ¨los números duros¨, pero Psiglo tuvo una gran repercusión, tanto en términos de ventas discográficas como de actuaciones en shows bailables.
Estuve muy cerca de la banda, los acompañé inclusive en algunas actuaciones en el interior, recuerdo San José y Maldonado, invitado muy gentilmente por los músicos y su representante.
Los meses últimos del 72, con la instalación del Estado de Guerra interno y la suspensión de las garantías individuales, me llevaron a redoblar la militancia en la FEUU y en la fuerza política a la que yo pertenecía entonces. Ciertamente, continué en aquel tiempo con la actividad periodística y radial, pero mi vida estaba centrada en la facultad, el IPA y la militancia en el movimiento estudiantil. Esto me alejó de la banda y de Gonzalo, que por entonces tenían una casa en el Prado, en la que vivían y ensayaban.
No obstante, tuve una relación muy fuerte con Gonzalo Farrugia, a pesar de mi amistad con José Luis Pérez, un erudito de la batería, ya que ambos se detestaban abiertamente.
Por lo general,yo trataba de evitar toda referencia a las andanzas de Pérez, quien en esa época avanzaba con Pocho Macadar, Pito Varela y Raúl Lema en el camino trazado por el Expresion Jazz Quartet, una de las mayores agrupaciones del jazz uruguayo que vi en mi vida.
Gonzalo fue siempre una persona afable y cálida, sensible a las penurias de un muchacho como yo, proveniente de un hogar humildísimo y lleno de carencias, sacudido por las contingencias de aquellas horas trágicas que vivía el Uruguay.
Él, como un amigable anfitrión, proponía cervezas y cafés en un bar que, por entonces, llamábamos ¨el boliche de los músicos¨.
Después vino la disparada general, Gonzalo a Buenos Aires, César, Jorge y Rubén a España, Luisito Cesio a otra vida, distinta hasta la que había llevado entonces.
Después, pasó la pesadilla, mientras nos asaltaba la edad madura y Gonzalo volvió de
 Tijuana, regreso que marcó unos pocos encuentros.
Me imagino que ya no éramos los mismos.
Algún cruce en un toque, en la calle, en un boliche, en la presentación del libro de Fernando Peláez, esa obra monumental, en la que Gonzalo estuvo entre otros músicos.
Recuerdo que cuando Psiglo hizo su presentación en la estación de AFE, estaba aún vivo el Flaco López Domínguez, les eché una mano en la difusión del evento, que resultaría único.
Por muchas cosas, que no debo publicar aquí, no me siento con deuda alguna con el flaco Farrugia, hace mucho que estábamos a mano.
Obviamente, no necesito repetir una vez más la frase de Aníbal Troilo, pero algo de mí se ha ido con él, y esto es precisamente lo que me tiñe de blues esta hora y algunas más de las que me quedan por vivir todavía. 
Es así de sencillo, y sin dramatismo, con Gonzalo Farrugia se ha muerto algo de mí, de Hamlet, de Esteban, de Bertolone, de Barral, de Graf, de Esteban y de muchos hermanos de generación y de música.
Es penoso, sobre todo porque Gonzalo decidió él mismo, agobiado por infiernos y diablos que los demás no vimos, agarrarse de los dedos fríos de la Señora Otra, de morirse tan malamente.
No vean en esto, ni por asomo, una crítica liviana o un reproche, aunque ya lo dijo el poeta mucho mejor que yo, ¨que es duro morir en esta vida, pero que vivir es mucho más difícil¨.
Es sólo que hoy, no tengo ganas de compartir homenajes, ni cadenas de buenos deseos, ni discursos floridos, ni nada( sin cuestionar para nada, las intenciones de quienes están en eso).
El final de Gonzalo es lapidario y triste, dejémoslo que descanse en la paz que no tuvo en todos estos últimos años. O, como dice Elbio Rodríguez Barilari, ¨que vuele a su galaxia¨.
Los que lo quisieron, seguirán dando el testimonio verdadero de quién fue, apartándolo de los dientes del olvido, que es la verdadera muerte.
Lo siento, broders, estoy en un día de blues.
vino la ida y vuelta aTijuana.

jueves, 29 de enero de 2009

ROBERTO SANTORO, POETA ARGENTINO DESAPARECIDO.

Homenaje a Roberto Santoro y al Grupo Barrilete


Roberto Santoro nació en Buenos Aires el 17 de abril de 1939. Fundador de la revista literaria El Barrilete y de publicaciones como Gente de Buenos Aires y Papeles de Buenos Aires. Santoro fue desaparecido el 1° de junio de 1977 en su lugar de trabajo: la Escuela Nacional de Educación Técnica N° 25 “Teniente Primero de Artillería Fray Luis Beltrán”, en la calle Saavedra del barrio del Once, donde el poeta prestaba servicio de preceptor, con el cargo de subjefe.


Lluvia en la Villa

afuera
el agua cae
de arriba para abajo
adentro
el agua sube
de abajo para arriba


Los poetas de barrilete:

Roberto Santoro, Daniel Barros, Martín Campos, Ramón Plaza, Miguel Ángel Rozzisi, Marcos Silber, Alberto Costa, Carlos Patiño, Horacio Salas, Alicia Dellepiane Rawson, Rafael Vásquez, Felipe Reisin, ...


“Breve historia de Barrilete” por Rafael Vásquez



El primer número de la revista El barrilete apareció en agosto de 1963. Su “responsable” (editor, director) era un joven poeta luego secuestrado, hoy desaparecido: Roberto Jorge Santoro. Comenzaba una década que caracterizó a toda una generación, la del sesenta. Esa pequeña revista de ocho páginas, que salió mensualmente hasta diciembre de aquel año fue haciéndose notar y cobijando nombres nuevos, al lado de otros ya leídos: Miguel de Unamuno, Enrique Gonzlez Tuñón, Roberto Arlt, Antonio Machado, Vicente Huidobro, Ricardo Güiraldes, Baldomero Fernández Moreno, Rainer María Rilke. En una sección fija –“El barrilete de Buenos Aires”- se publicaron letras de tango de Homero Manzi, de Dante Liyera, de Enrique Santos Discépolo; poemas de Juan Pedro Calou, Gustavo Riccio, Evaristo Carriego. 

Roberto Santoro: rejuntando pedazos de a cachitos” por Poni Micharvegas



La escena fugás transcurre en el puerto de Buenos Aires. Nunca supe cuándo fue. Si en el mismo nefasto 76 o en los meses inisiales del 77. Un barco de pasajeros va a sarpar rumbo a Europa. Entre los que se despiden en la dársena - ha desidido dejar el país terremoteado por una violensia desatada e incalculable -, está el poeta Luis Luchi. Sus companieros de aventuras líricas, Roberto Santoro entre eyos, le abrasan y le besan. También lo hasen con Nélida, la cumpa de Luchi. Hay una emosión mas que honda. Ahogante. Luisito –así le yamábamos a Luchi los prósimos y los prójimos -, le pregunta a Santoro: “Y vos, Roberto, cuándo te embarcás? Tendrías que hacerlo cuanto antes”. Luisito me narró muchas veses aquel episodio que, según él, hubiera cambiado la vida de Santoro. Para Luchi era como una idea recurrente, una obsesión pertinás. “Tengo una responsabilidad, Luchi. Yo me quedo. Compartiré con los cumpas lo que venga…”. 
“Salimos a remontarnos” por Alberto Costa



“Esa era la consigna del grupo Barrilete. Estaba escrito en la cola del barrilete que hacía de logotipo. Ahora, a más de 35 años de distancia, pienso que no nos dimos cuenta que el piolín no era elástico, pero en aquellos años los límites eran el desafío, eran como la soga, estaban para saltárselos. Santoro trabajaba en el Sindicato de Músicos, tal vez por eso empezamos a pensar en la SADE (Sociedad Argentina De Escritores) como en nuestro sitio natural, tenía que ser nuestro sindicato. Éramos todos escritores, "rantes" por vocación, "muchachos de barrio" que escribían poesía, y no teníamos porqué hacernos a un lado y dejar nuestra casa sólo para los Aristócratas de la Literatura. El principio era asociarnos y para eso había que tener, como mínimo, un libro publicado. Nos hicimos Editorial...” 
Los “Informes” de Barrilete, por Carlos Patiño

No bastaba el taller, no bastaba la revista, no bastaban las lecturas de poemas en bares, sociedades de fomento, clubes de barrio, universidades y teatros que el grupo Barrilete hacía cada fin de semana y a veces hasta cada día.
 El vértigo de la década del 60 exigía más: más trabajo, más presencia, más velocidad. 
Así nacieron los INFORMES, para responder a esa necesidad. 
El primero: el INFORME SOBRE LAVORANTE. Como se recordará, Alejandro Lavorante fue un boxeador de peso pesado que, apresado en la maquinaria de los promotores, fue obligado a sostener un combate muy poco después de haber perdido una o dos peleas por KO, mucho antes de lo señalado por los reglamentos en casos semejantes. 
Le costó la vida. La muerte de Lavorante acongojó al país, porque era muy querido y se la equiparó - y lo fue, en realidad - al homicidio. 
Allí la idea fundamental de los Informes se puso en marcha. Cuando el casi cadáver del infortunado muchacho arribó a Buenos Aires - en estado vegetativo, muriendo poco después - ya el grupo Barrillete había vendido, en las calles, bares y plazas, más de 3.000 ejemplares de ese primer Informe, en donde se atacaba fundamentalmente ese comercio al que no le interesa para nada la vida de las personas. Y al sistema que lo produce y protege, por supuesto...


Pueden leer más sobre Roberto y el Grupo Barrilete en: www.aromitorevista.blogspot.com











miércoles, 28 de enero de 2009

MANIFIESTO PUERTORRIQUEÑO

MANIFIESTO PUERTORRIQUEÑO
POR EL HERMANO PUEBLO PALESTINO


Tras varias semanas de ataques continuos del ejército Israelí a la palestina Franja de Gaza, tras la cifra anunciada por los medios de comunicación de más de 1,500 muertos y más de 6,000 heridos, no son pocos los puertorriqueños que han mostrado su indignación y su ira ante tal genocidio.
El deber de manifestarse en favor de la justicia y la libertad de los pueblos, es un deber con el sentido común y con los principios sencillos y claros de paz y respeto entre las naciones. Es un derecho a la justiciera furia que como puertorriqueños debemos ostentar, porque nuestros hermanos palestinos sufren hoy en carne propia lo que nosotros los puertorriqueños podríamos sufrir mañana.
El pueblo Palestino, desde sus remotísimos orígenes, pasando por las históricas expropiaciones de sus tierras, atravesando con recordada angustia y gloria toda la histórica defensa de sus gentes en las varias guerras de ocupación desde la década del cuarenta, recordando a los mártires de Sabra y Shatila, hasta la presente matanza que hoy nos llena de espanto y de furia, ha sido -como nosotros- un pueblo al que le ha sido extirpado su natural derecho a ser Nación, a su libertad, negándosele el derecho a la defensa propia y las naturales retribuciones de su justa causa.
Palestina, que ha sido múltiples veces asesinada por fuerzas militares superiores, auxiliadas por el Imperio de los Estados Unidos, es hoy la víctima mundial de nuestra más avanzada barbarie.
El vil asesinato y matanza de niños, ancianos, mujeres y civiles en una guerra desproporcionada, sorpresiva y genocida, invade nuestra remendada paz y nos agita en ira y rabia contra el ejército israelí, contra los gobernantes de Israel, contra el sionismo y contra todos aquellos que le apoyan en esta masacre, comenzando con el ex Presidente de los Estados Unidos George W. Bush, y terminando con las declaraciones espúreas de nuestro propio gobernante Luis Fortuño.
Como puertorriqueños, como obreros, estudiantes, artistas, escritores, intelectuales, ciudadanos en suma, víctimas por nuestra parte de genocidios, si bien no tan visibles, igual de dolorosos, estallamos nuestro pecho en un grito de ira contra esta vil matanza perpetrada contra el pueblo Palestino, ofrecemos nuestro corazón solidario con el pueblo Palestino, y por el Pueblo Palestino, -insistimos: ¡hermano pueblo nuestro! - dejamos saber al mundo, que Puerto Rico sangra y lucha con ellos.
Tras la ira natural, nuestro urgente llamado a la paz, a la reconstrucción si es posible, a la solidaridad mundial con Palestina, al repudio internacional de las acciones imperialistas de Israel y a no virar la cara indiferente a esta realidad que nos estalla día a día sumando horror a nuestra impotencia.
Los puertorriqueños, ciudadanos del mundo que abajo firmamos, demandamos la intervención inmediata de los organismos y cortes internacionales para lograr el fiel cumplimiento de las Resoluciones de las Naciones Unidas y los principios y normas del Derecho Internacional y la Convención de Ginebra, para que termine el ataque y bloqueo genocida de Israel contra el pueblo palestino. Demandamos se investigue el abusivo e ilegal uso de fósforo blanco durante los ataques, así como exigir de las organizaciones de justicia internacionales una investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por el ejército israelí perpetrados contra comunidades civiles palestinas de la Franja de Gaza. Clamamos por la ayuda necesaria para atender la creciente crisis humanitaria y ayudar a obtener un verdadero progreso hacia una paz justa y duradera.
Reclamamos y reafirmamos el derecho de Palestina a existir y a ser una Nación libre.
Firmamos hoy, 27 de enero de 2009

(firmados en original)
Roberto Ramos-Perea, dramaturgo puertorriqueño
Wanda Colón Cortés, Proyecto Caribeño de Jusiticia y Paz
Hilda Guerrero, El Grito de los Excluídos
Alberto De Jesús Mercado (Tito Kayak)
Wilfredo Matos Cintrón, Profesor Universitario
Liliana Cotto Morales, Profesora Universitaria
Mayrim Cruz Bernal, Presidenta del PEN CLUB de Puerto Rico
Norberto Cintrón Fiallo, investigador
Angela Mari, actriz
Tristara Riobelas Reyes, productora
Nedal Abu-Fannas, comerciante
Nabil Yassin Yassin
Nisar Abu Fannas
María A. de Hostos, secretaria
Consuelo Corretjer, traductora
Teresa de Hostos Olivar, editora
Héctor Meléndez Lugo, profesor Universitario
Sugeily Rodríguez Lebrón, teatrista
Francisco Alberto Cruz, músico
Eladio Santos Aponte, Médico
Angel I. Chico, muellero
Rosa Rodríguez Díaz, filóloga
José Dilán Maldonado, estudiante
Cecilia Arguelles Ramos, actriz y maestra
Pichón Duarte, artista

y 125 firmas adicionales de puertorriqueños, palestinos residentes, estudiantes, médicos, artistas, obreros, intelectuales, profesores, comerciantes, vendedores y ciudadanos en general.