martes, 16 de octubre de 2007

CONVERSACION CON DANIEL VIDART.


Allá por 1969, cuando cursaba Preparatorios en el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo, vino Nelson Rockefeller a Uruguay.
El gobierno de Pacheco suspendió las clases en toda la enseñanza media pretextando que lo hacia para evitar el brote de una epidemia de gripe.
La verdad es que el Pachecato quería evitar la repulsa y la revuelta estudiantil contra un personaje, por entonces secretario de estado, que era un ¨encomendero¨del imperio.
Organizaciones sociales, sindicales y religiosas, prestaron sus locales para que se dictaran contracursos frente al forzado cierre de clases.
Precisamente, en estos cursos especiales, o ¨contracursos¨como los llamábamos entonces, conocí a Daniel Vidart.

Daniel Vidart es considerado una de las figuras pioneras del quehacer antropológico en nuestro país. Ha ocupado varios cargos académicos a lo largo del continente, entre ellos el de director del área de Ciencias Antropológicas de la FHCE, al finalizar el período de intervención de la Universidad de la República en 1985.
Ha recibido, también, numerosas distinciones en los últimos años.
Con más de treinta libros publicados*, en los que discurre sobre una gran variedad de temas que van desde la inmigración
hasta el carnaval, el juego y la problemática ambientalista, él mismo se define hoy como un enciclopedista y un escritor.
Sus preocupaciones fundamentales siguen estando orientadas hacia la reflexión sobre la vida rural uruguaya, y el interés por los fenómenos contemporáneos.
Daniel Vidart, nacido en Paysandú en 1920, se ha dedicado a la antropología cultural, la geografía, la sociología, la arqueología y la etnografía, que forman el núcleo de sus intereses e inquietudes.
Desde sus funciones en el Departamento de Sociología Rural del Ministerio de Ganadería y Agricultura, desde su sección “Bibliografía de las Ciencias del Hombre”, en el diario EL PLATA, desde el suplemento de EL DÍA, desde la revista AMERINDIA que en 1962 comenzó a editar, Vidart ha trabajado por difundir sus inquietudes, haciendo al mismo tiempo de esta labor
una especie de etapa de esbozo, informal, del pensamiento que luego en sus libros coordina con más rigor.

El pasado 15 de octubre, en relación al 12 día del ´descubrimiento de América¨o ¨día de la invasión europea al continente americano¨, hablamos en la radio con Daniel Vidart. La conversación la incluyo aquí, para compartirla con Uds.

3 comentarios:

El Gato dijo...

Oiga Macu... no sabe cuanto me alegró su título de "hermano distante". Como las ceremonias no me gustan mucho, con decirle que cuando iba a algún casamiento de algún amigo me quedaba afuera fumando... para eso recomiendo Las Carmelitas. Uno puede tirar los puchos sin dejar mucha mugre, además de apreciar su estilo gótico, claro está.
Pero le decía que como no me gustan mucho las ceremonias, lo que si vengo a agradecerle es el material que está subiendo... Se nota que su hijo sabe de esto y mucho... Le voy a mandar el link de la canción de los Kafkakrudos a un amigo que habita allá por Australia. El problema es que yo se que se va a poner a llorar y llorar. Veré como manejo el asunto. Decirle que me emocionó escuchar a La Dulce ya sería de viejo chocho... como dice mi hija. Otra cosa y para que vea que no me tiene que dar mucha pelota con lo que le digo... por un lado no me importan las ceremonias y no lo que allí se dice, pero resulta que yo vivo en Denia... la antigua Dianium fundada por los romanos allá por el siglo I antes de que naciera el flaco. Claro que eso no me hace menos cercano de don Saramago... Ahora sí, mi hermano distante... Salve César! como dirían los antiguos habitantes de esta comarca. Aunque prefiero el saludo de mi amigo Vicent, un viejo considerado loco, republicano y bichicome... el tipo está realmente loco... sabe como saluda? Dice "Pan y rosas, salud!" No hay caso... está reloco...

Patricia Coll dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Patricia Coll dijo...

hola, el audio de la conversación con Daniel Vidart fue borrado. Donde puedo encontrarlo?